Blog

Frexting, la nueva tendencia entre las mujeres

¿A quién no le gusta que le suban la autoestima en redes sociales con piropos y halagos en los comentarios de sus publicaciones? Resulta que algunas mujeres han llevado esta práctica un paso más lejos, convirtiéndolo en un hábito de reforzamiento de sus autoestimas, y los medios han bautizado esta práctica con el nombre de “frexting”.

Para comprender mejor de qué se trata lo que varios han catalogado como “tendencia femenina”, cabe mencionar que su nombre es la unión de dos términos en inglés, “friend” (amigo) y “sexting” (como se le llama al envío de imágenes semi o totalmente eróticas, generalmente tomadas a modo de selfie para luego ser enviadas a otra persona al que se quiere motivar para un encuentro o excitar).

La diferencia de esto último con el “frexting”, es que se trata de imágenes enviadas entre amigas, sin tener como objetivo un encuentro sexual, sino que con el fin de que las compañeras opinen positivamente del look de la que envió la imagen, con frases de cariño y admiración física.

El frexting alimenta la actitud narcisista de las mujeres. Ellas envían las fotografías y saben que la respuesta será una elevación del ego, y es una excelente herramienta para recibir todos los piropos necesarios para sentirse mejor.

Pero cuidado, porque si la mujer se compromete demasiado con el frexting, comienza a subir sus niveles de ansiedad. Algunas llegan al extremo de necesitar la aprobación de sus amigas para cada ocasión. Por lo tanto, puede convertirse en un comportamiento compulsivo que enferme a la persona y moleste al círculo más íntimo.

Además, las fotografías podrían filtrarse y salir a la luz. La pérdida de un dispositivo o una amiga enojada son algunas de las causas por las cuales las imágenes se hacen públicas. Como consecuencia de esta exposición, pueden sentirse avergonzadas o tener problemas con sus parejas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.