Blog

Prácticas Extrañas

Si al leer este artículo os dais por aludidos porque estáis entre ese grupo de personas que habéis sido capaces de ir más allá en la cama, ole vuestros huevos, no os sintáis ni raros ni distintos, simplemente sed conscientes que nos dais mucha envidia al ver que con el otro/a se puede hacer mucho más de lo que nosotros somos capaces. Como todavía estáis a tiempo de mejorar, cambiar, remodelar, y hacer un restyling de vuestras artes amatorias, aquí os van una serie de consejos para que vuestra alcoba pase de ser la habitación de Los Alcántara a la habitación de Madonna. Lo importante es que las disfrutéis y que sólo las hagáis publicas en caso de necesidad, son tabú todavía para muchos, así que no salga de tu cuarto.

fetiche

Si os hablamos de la Somnofilia seguro que os suene a chino, es algo más cercano que todo eso, basta con hacértelo con el desconocido que tienes a tu lado en la cama y dormido, nos podría valer ese compañero de instituto con el que coincides en unas colonias o el compañero del departamento del tren por el Transiberiano, no hay porque llegar a f… basta con una masturbación. La excitación parte del momento en el que ves que el que está dormido a tu lado puede convertirse en tu presa.

La Clismafilia se refiere a esas personas que obtienen placer cuando se introducen líquidos en el ano, normalmente no se trata de un fetiche compartido, así que los clismafílicos optan por ejemplo por un edema y se quedan tan anchos.

Cuando hablamos de Acrotomofilia, que tampoco es un término que utilicemos en el día a día cuando vamos a comprar al supermercado, se trata de esas personas que les pone hacérselo con alguien que tenga un miembro amputado. En este caso el deseo sexual está ligado o es dependiente del muñón o muñones de la otra persona, es decir que lo que en realidad les pone es el tocón que queda por la propia amputación. Lo que más les sueles gustar son las amputaciones de piernas y brazos y si puede ser mejor con muñón que sin él. Dice la leyenda que a ellos mismo en un momento dado les puede dar por amputarse una parte de su cuerpo.

La Urofilia y la Coprofilia son prácticas que muchas veces van de la mano. La Coprofilia es un fetichismo que consiste en la excitación sexual que producen a algunas personas las heces. A esta gente lo que le pone es oler, saborear, tocar las heces, e incluso presenciar cuando el otro está defecando o disfrutar cuando uno mismo se ha puesto a ello. Algunos de los coprófilos van más allá y disfrutan comiéndose las propias heces. Cuando hablamos de Urofilia se refiere a lo mismo pero con la orina, algo que todos conocemos como “Lluvia Dorada”, lo hayamos practicado o no. La Urofilia tiene muchas variantes como el placer por orinar en público, orinarse encima o ver como orinan los otros.

Y para los que tengan claro que en el sexo hay más que genitales, a éstos también se les ha puesto nombre o por lo menos a su gusto, Parcialismo. Se trata del interés sexual por una parte específica del cuerpo, algo que apetece tocar y chupar mucho más que los propios genitales, y que pueden ser desde las manos, los pies o las axilas, aunque puede ser cualquier otra parte del cuerpo menos los genitales. Lo más común es la podofilia, el fetichismo por los pies, aunque también es habitual la maschalagnia, el fetichismo por las axilas o la nasofilia, por las narices.

En este repaso de gustos más o menos habituales también está la Necrofilia, esa atracción por los cadáveres tanto en humanos como en animales, una práctica por cierto que además de ser tabú es ilegal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.