Blog

IOSU (y el rugby siendo gay)

Nacido en Inglaterra en el siglo XIX, el rugby es un deporte que ha ido ganando adeptos en nuestro país en los últimos años. Se trata de un deporte basado en el contacto físico pero en el que por encima de todo prima el honor y el respeto al rival, aumentando de manera considerable el número de equipos que juegan a nivel profesional en las últimas décadas. este mes se celebran en bilbao la final de las dos competiciones más importantes a nivel europeo de este deporte: la Champions Cup y la Challenge Cup. pero aquí, en euskadi, también es un deporte que tiene cada vez más seguidores, como iosu, este joven de 32 años que hace 6 comenzó a practicarlo por una apuesta, y que nos cuenta cómo se vive jugar al rugby, siendo gay, y si ha sentido la homofobia que parece que existe en el mundo del deporte.

Blue.- ¿A qué edad fuiste consciente de que eras gay?

Iosu Moreno.- Reconocerme a los 20, pero saberlo, toda la vida, aunque te vas dando cuenta con el tiempo. Lo que pasa es que esta sociedad no deja que seas uno mismo y siempre intentas ir en contra de esos sentimientos que crees que no son normales.

B.- ¿A qué edad saliste del armario?

I.M.- Con mis amigos a los 22 y con mi familia a los 24. Mis compañeros de Rugby ya me conocieron fuera del armario. Vivo en un pueblo pequeño y casi todos nos conocemos, así que cuando entré en el equipo ellos ya sabían que yo era gay.

B.- ¿Hubo alguna reacción en el equipo cuando entraste por el hecho de que fueras gay?

I.M.- Fue una sorpresa para muchos porque yo a algunos ya les conocía del pueblo pero a otros no, y no sabía como iban a reaccionar los que no me conocían cuando se enterasen de que era gay. Tenía miedo de sentime rechazado al entrar en un entorno sólo de hombres supuestamente heterosexuales. Con el tiempo alguno sí que me confesó que pensaba que no iba a durar ni un día por el hecho de ser gay.
Al principio me daba un poco de apuro que pensaran que por ser gay les iba a mirar en las duchas, pero me he dado cuenta de que seas gay o hetero, todo el mundo mira, y todos saben quién la tiene más grande.

B.- ¿Te trataban de manera diferente por tu orientación sexual?

I.M.- Jamás. De hecho, parece mentira, pero me siento protegido por ellos, y si salimos de cena o de fiesta, o cuando alguno hace el típico comentario de “pareces mariquita”, yo siempre salto, a buenas, y siempre se disculpan. Nunca me he sentido discriminado, aunque sí que tuve miedo de que pasara.
Como anécdota, yo soy el que más se arregla dentro del equipo, y una vez fuimos a jugar a Oviedo y nos quedamos a hacer una despedida de soltero a uno del equipo, y yo recuerdo que la mitad del equipo pasó por mi habitación para que les peinara, porque yo llevé secador, planchas para el pelo…

B.- ¿Crees que hay homofobia en el mundo del deporte?

I.M.- Terrible. Sí. Yo se de personas deportistas que son homosexuales y no lo han reconocido, porque parece que si proyectas una imagen, para ser reconocido en esta sociedad todavía hay que ser heterosexual. Parece que en el mundo del deporte para ser un referente tienes que ser un hombre, varonil y heterosexual. Aunque hay países, como Australia y Nueva Zelanda, donde el rugby es el deporte estrella por encima del fútbol, y tienen jugadores profesionales declarados homosexuales y no les ha repercutido de ninguna manera, cosa que no creo que pasaría aquí en el mundo del fútbol. Fíjate lo que pasó aquí con el árbitro gay, pues imagina que un jugador del Real Madrid, que está cobrando una millonada sale del armario… pero vamos, que no me gusta el fútbol.

B.- ¿Has sido víctima, en tu vida, de algún tipo de agresión homófoba?

R.L.- Sí, yo creo que como casi todos, porque la homosexualidad se nota desde pequeño, e insultos siempre recibes, por ser más amanerado, por preferir estar más con las chicas… maltrato psicológigo he sufrido mucho y físico una vez, pero por supuesto, me defendí. De más adulto me he sentido alguna vez ofendido pero por comentarios que he escuchado hacia otros, y como siempre he sido muy ‘salvador’ no he podido evitar meterme, porque no soporto las injusticias, y para mí es algo injusto.

B.- Y en el deporte, ¿has recibido algún insulto o agresión por ser gay?

I.M.- Para empezar hay que dejar claro que esto no es fútbol. Puedes escuchar por parte del público quejas porque alguien ha hecho una mala entrada, un mal placaje… pero yo en todos los años que llevo jugando jamás he oido un comentario del tipo “maricón” por fallar. Esa es la gran diferencia entre el rugby y el fútbol. Hay una frase que oiréis ahora mucho con lo de la final que dice que “el fútbol es un deporte de caballeros jugado por villanos y el rugby es un deporte de villanos jugado por caballeros”.

B.- ¿Crees que sería importante que los deportistas visibilizaran su orientación sexual para ayudar al colectivo?

I.M.- Sí, porque yo creo que hay mucha gente sufriendo, y que sería lo ideal para que la gente abriera su mente y evitar seguir juzgando a los demás por su orientación sexual y no por su valía en el terreno de juego, independientemente de lo que sea en su vida privada, y de con quien se acueste, ya que el deporte es un trabajo (o un hobby) y lo que hace cada uno con su vida es cosa de uno mismo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.