Blog

Porno, Pros y Contras

Pocas personas afirman verlo, pero lo cierto es que muchas lo hacen. El porno puede ser más útil de lo que te imaginas, pero también peligroso en algunas ocasiones, y sigue siendo un tema de debate y titular en muchos espacios de noticias. Casi nada en la vida es blanco o negro y en el caso del porno, pasa lo mismo, y tiene su lado positivo y sus consecuencias negativas.

Según una encuesta a más de 5.000 personas, Internet es la fuente de referencia para la mayoría de las personas para ver películas de alto cometido sexual.

Tanto para las mujeres como los hombres, el género de preferencia son los tríos, ya sea por recrear una fantasía sexual o por descubrir y recopilar ideas para vivir esta experiencia.

VENTAJAS

• La pornografía ayuda a despertar la imaginación, sobre todo de aquellas personas que no han podido despertar su madurez sexual (que no siempre tiene que ver con la edad). A algunas personas les cuesta despertar sus propias fantasías en su mente, por lo que la pornografía es una gran aliada para soltarse y dar rienda suelta a su propio erotismo.

• Ayuda a muchas personas a excitarse y encontrarse con ellas mismas mediante la masturbación, una de las mejores prácticas de salud sexual, ya que fomenta la autoconfianza y el autoconocimiento para que cada persona pueda decidir libremente qué le gusta y qué no.

• Es recomendable ver porno cuando se han tenido problemas de erección o se sufre de ansiedad al tener relaciones sexuales, ya que ayuda no solo a buscar un estímulo sexual sino también a saber el nivel de disfunsión eréctil que se tiene.

• Recurrir al porno en pareja es bueno siempre y cuando sea en común acuerdo. Además, esto le da otro aire a la relación a la hora de experimentar nuevas aventuras, movimientos posiciones o situaciones relacionadas con el sexo.

• Ayuda a las parejas (o tríos…) a probar nuevas posturas, salir de la rutina, descubrir partes del cuerpo que resultan excitantes o, incluso, redefinir la sexualidad de cada uno.

INCONVENIENTES

• Reemplazar un verdadero encuentro sexual por preferir tener contacto con la pornografia como medio de excitación puede convertirse en adicción.

• Puede hacer que se tengan problemas de autoestima y que haga dudar a uno mismo de sus capacidades y habilidades relacionadas con el sexo.

• El porno tradicional contribuye a que se de la objetualización de las mujeres y el sexismo, sobre todo cuandl los consumifores son jóvenes.

• Las mujeres tienen menos orgasmos que los hombres, y muchos profesionales e investigadores de la salud sexual apuntan a que la cultura del porno tradicional en el que se cosifica a las mujeres tienen mucho que ver.

• Muchos hombres creen que las mujeres disfrutan únicamente o directamente con la penetración, debido a que la mayoría de la pornografía tradicional obvia por completo los juegos preliminares, el cortejo o la sensualidad.

• Muchas mujeres que han consumido porno tradicional, piensan que el sexo es un juego de sumisión ante los deseos de los hombres, sin tener en cuenta sus propios deseos.

• Si se consume en exceso se puede llegar al punto de no poder excitarse si no se tiene un video porno delante, lo que a la larga puede desembocar en problemas de salud sexual personales y de pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.