Blog

Vera Alonso, la primera Miss transexual de Euskadi

Pese a que la organización del certamen de belleza (que no vamos a nombrar) no haya parado de poner impedimentos, en todos los sentidos, nuestro periodista Andoni Calvo consiguió entrevistar a Vera hace algunas semanas en ETB. Tiene tan solo 17 años y es toda una artista que ha comenzado a hacer sus pinitos en el mundo del cine. Se presenta a Miss Euskadi bajo el título Miss Abandoibarra y lo que le importa no es ser las más guapa, sino que su ejemplo de superación ayude a visibilizar a las mujeres como ella. Un mensaje dirigido no solo a la sociedad, también a las instituciones, que según Vera deben ponerse las pilas y agilizar la modernización del mundo burocrático para que ir al médico, por ejemplo, no les suponga una odisea.
(Fotografías: Alberto González / Diseñador: Peio Durán / Peluquería: Ana Rosa Sánchez)

BLUE.- ¿En qué ámbitos te sientes discriminada?

Vera Alonso.- En mi vida personal estoy muy aceptada, pero de cara a instituciones sí que he tenido algún pequeño roce, nada grave. El sistema judicial de Euskadi tiene aún mucho que aprender y mejorar, y si se tomasen las medidas pertinentes, no tendríamos que agachar la cabeza al entregar un DNI que no corresponde o al ir al médico.

B.- ¿En qué momento te planteas presentarte a un certamen de Misses?

V.A.- Hace 8 meses cuando comencé mi transición nunca me llegué a ver como una reina de la belleza en el futuro, pero a través de tener amigas que lo son y también por el auge de mujeres trans maravillosas como Ángela Ponce dije, ¿y por qué no yo?

B.- ¿Es cierto que los miembros del certamen han dudado sobre tu participación en varias ocasiones?

V.A.- Al final vivimos en una sociedad que está todavía basada en valores muy arcaicos, y es totalmente normal encontrarse con gente que hace comentarios o que te critica en RRSS. En cuanto a la organización, he de decir que a día de hoy son un pilar en mi lucha y les agradezco su presencia.

B.- ¿Qué supone ser Miss hoy en día?

V.A.- Ser Miss hoy en día supone ser un icono para muchas chicas que desde casa sueñan con verse bien. En mi caso ser Miss simboliza la superación personal y física por la que he tenido que pasar, y representa mi liberación absoluta como mujer trans.

B.- ¿Por qué te presentas?

V.A.- Me presento porque es necesaria una visibilización del colectivo trans en el mundo de la moda y de los certámenes. Desde que Victoria Secret anunció que no admitía a modelos trans en sus pasarelas, ha habido una movilización gigante, y es un caso de muchos. Miss Mundo tampoco deja participar a mujeres que, según ellos, no hayan nacido mujeres. Esto en una sociedad de derecho en el siglo XXI es totalmente intolerable.

B.- ¿Consideras o eres consciente de que tu mensaje puede salvar vidas?

V.A.- Creo que mi mensaje puede aclarar muchas mentes y limpiar de estereotipos muchas otras. No me atrevería a decir que pueda salvar vidas, pero desde luego ayudará a aquella persona trans que desde su casa vea en mi un empoderamiento y una seguridad; y a que adquiera estos valores, por supuesto.

B.- ¿Qué ha sido lo más duro en esta última etapa en la que ha habido tantos cambios?

V.A.- Aunque ha sido bastante liviano todo, aún sigo teniendo que aguantar comentarios sobre mi físico o sobre mi forma de ser. Eso para una adolescente de 17 años suele ser duro, y es en muchos casos razón más que suficiente para acabar con su vida. En el mío, utilizo esos comentarios para darme cuenta de lo necesario que es aún mi activismo.

B.- ¿Has participado en cine?

V.A.- Tengo un premio al mejor “actor” en el Festival Internacional de Cine de Marbella, y llevo metida en cine y publicidad desde que era muy pequeña. Aunque la mayoría de mis trabajos los hice, digamos, con aspecto masculino, no me avergüenzo de ninguno de ellos, y todavía son la comidilla de cenas familiares o reuniones de amigos, siempre desde el cariño, claro. Al fin y al cabo es material público que indagando un poquito se puede ver, y en ningún momento he intentando quitarlo de donde está. Me gustaría participar en más proyectos con mi nueva imagen sin duda, y ya estamos cocinando ideas muy chulas.

B.- ¿En que disciplinas artísticas te manejas bien?

V.A.- Soy actriz de doblaje, pianista desde que tengo uso de razón y cantante, además de una apasionada de la escritura en general y de la cultura y folclore vascos en particular.

B.- ¿Qué mensaje lanzarías a la ultraderecha y a partidos retrógrados cada vez más presentes en las instituciones?

V.A.- Como decía mi abuela, y me vais a permitir el coloquialismo, “tiene que haber de todo”. Y ese “de todo” en ocasiones incluye a la intolerancia y al tradicionalismo más burdo y ofensivo. En cualquier caso no vamos a dejar que se cuelen en nuestro sistema político con el fin de ponernos mordazas o bozales que nos callen. Aquí vamos a estar para evitarlo.

B.- ¿Crees que se podría retroceder en cuanto a derechos LGBTI?

V.A.- Desde luego que sí. Si un partido de esta calaña consiguiese el más mínimo trozo de poder, por pequeño que fuera, intentaría acabar con todos nosotros de cualquier forma posible. Lo que creo que no tienen en cuenta es que además de ser LGTBI somos abogados, periodistas, juristas, políticos, activistas… Y, para su desgracia, no hemos nacido antes de ayer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.