Blog

El (Puto) Pensamiento Positivo

Sal de tu zona de confort. Sé la mejor versión de ti misma. No te conformes con poco. Ve a por todas, tía. Nunca pares hasta que lo bueno sea mejor y lo mejor la hostia y la hostia la puta repanocha. Y sobretodo, hagas lo que hagas, no te olvides de ser feliz maricón.

Estas son tan sólo algunas de las premisas que, bajo el nombre del jodido “pensamiento positivo” inundan nuestro día a día. Por activa, pasiva o perifrástica; en las redes sociales o en libros de autoayuda con la cara de Paulo Coelho en la contraportada; en tazas, agendas con unicornios rosa vomitando “arcoirises” y en anuncios de compresas nos recuerdan cada día que la posibilidad de alcanzar el éxito y la más absoluta de las felicidades está en nuestras manos y que, si aun no lo hemos conseguido, es porque no lo hemos querido lo suficiente.

Estos gurús de la autoayuda, que probablemente se toman los orfidales como si fueran lacasitos, nos quieren hacer creer que todos nuestros problemas van a resolverse con sonrisas y buen rollo, y una de dos, o en su puta vida han tenido un problema o son unos auténticos “hijosdelagranputa”. Yo me decanto por esto último.

Estos son algunos de los consejos que dan los adalides del pensamiento positivo, tías. Después de leerlos no se si terminaréis pensando en positivo o con ganas de meterle una hostia al tonto a las tres que los propuso.

Cada día puedes levantarte pensando “hoy será un día en el que podré hacer grandes cosas”.
Yo personalmente siempre me levanto de mala hostia y me basta con que me dé tiempo a poder tomarme un café recalentado y un phoskito revenido, tías. Si me pongo a pensar pierdo el metro, llego tarde al curro y lo mismo lo siguiente que tengo que ponerme a pensar es en buscarme otro trabajo de mierda.

Cada noche vete a dormir dando gracias por las cosas buenas que te han sucedido, y recordando aquello que te haya hecho sonreír. Así a la vez dormirás mejor.
Este consejo es el mismo que te daba la beata de tu tía, que te hacia rezar el “cuatro esquinitas tiene mi cama, cuatro angelitos me las guardan”. Estos señores deben de tomar la quetamina en infusión para ir a la cama, si no lo no entiendo. Yo soy más de tragarme un pizza regada con litro y medio de cerveza mientras pongo a parir a todo dios y me cago hasta en el ultimo mártir del santoral. Duermo como un niño.

Sonríe más. Dirígete a los demás con una sonrisa. Si sonríes ellos/as te sonreirán. Es uno de los regalos más baratos que podemos ofrecer y que además mejor sienta. Además, cuando sonríes a la vida las cosas parecen más fáciles.
Definitivamente estos tíos las drogas las compran al por mayor. Tu imagínate un pavo que va por la vida con una sonrisa perenne, sonriendo a todo quisqui, esperando una sonrisa de vuelta… lo más probable es que le devuelvan una hostia o le ingresen en un sanatorio mental. Proyecto hombre está lleno de gente que no dejaba de sonreír nunca, tías, lo sé por una amiga.

Sé optimista. Ante tus planes y metas piensa siempre que todo saldrá bien.
Aunque la vida te vaya como el culo, tú sé optimista, que lo mismo te podría ir peor. Es fácil ser optimista cuando estás forrado por haber escrito una mierda de libro de autoayuda, supongo. Qué pena de hostia a tiempo…

Sueña. No abandones tus sueños y poco a poco los irás consiguiendo.
Yo llevo 10 años soñando con Jon Kortajarena y aun no se me ha aparecido en la cama, pero la culpa es mía… que lo mismo no sonrío lo suficiente, tías.

Ante la adversidad, no te derrumbes. Esta vez no ha podido ser, pero la siguiente todo irá mejor.
Si se te rompe una uña, pisas una caquita de perro, pillas a tu novio con la Kortajarena en la cama o te echan del trabajo, no te derrumbes, solo sonríe, y sueña, tía, ante todo optimismo, no me seas drama queen, que si lo haces no se va a solucionar nada, pero queda muy cuqui escrito sobre fondo rosa.

Aprende de tus errores. No te obceques en lo que pasó o en lo que hiciste mal. Pasa página y aprende para tu futuro.
Si la cagas la pagas, cariño. No hay marcha atrás. Ajo y agua. Dos licenciaturas y un doctorado tiene la pava que escribió esto amigas. La Rey Juan Carlos reparte títulos como mi padre hostias.

Dedícate un momento del día solo para ti. Escucha tu canción favorita. La música relaja y anima.
A mí el otro día se me jodió el calentador, 2.000€ me querían cobrar por uno nuevo; pero yo ni me inmute, puse un disco de Melendi, me hice un canuto y sonreí como si no hubiera un mañana. El calentador sigue sin funcionar; pero las duchas frías son buenas para la salud. Sí, tías, soy súper optimista. Ahora tengo gripe, pero seguro que sonriendo se me pasa.

Abraza a tus seres queridos. Haz saber a la gente que te importa lo que significan para ti.
Yo desde que leí este consejo ya atesoro dos hostias y tres ordenes de alejamiento. Ahora además de triste, no tengo familia ni amigos a los que pedir ayuda. Da igual, ahora doy los abrazo por whatsapp, con emoticonos.

Ayuda a los demás. Ser útil. Sacar una sonrisa a alguien que lo necesita. Ayudar a que el mundo sea un lugar mejor. Todo eso te hará más feliz.consiguiendo.
Si tu vida es una mierda conviértete en una puta ONG, la vida seguirá siendo una mierda, pero pagarás menos impuestos.

Si hay un problema grave, piensa en positivo, aunque sea difícil. Piensa que habrá solución. Consulta a tu familia, dialoga con amigos/as, pide opinión a expertos, si tú solo o sola no te ves capaz de superar ese problema.Todo eso te hará más feliz.consiguiendo.
Yo ya no tengo familia ni amigos, me evitan desde el día de los abrazos, y no tengo dinero para pagar un psicólogo, me lo gaste en libros de autoayuda y novelitas de Coelho y Bucay, así que no me queda otra que seguir sonriendo, lo mismo así consigo que me ingresen y que las pirulas me salgan gratis. Que no se diga que no soy optimista, tías.

Queridas amigas, ni las sonrisas curan, ni estar feliz es un tratamiento. Sonríe cuando te apetezca, llora cuando lo necesites y, sobretodo, sé consciente de que la felicidad que estos charlatanes postulan no existe más allá de un anuncio de compresas. Nunca te sientas responsable de no ser feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.