Blog

Instagram, la nueva app para ligar

Si todavía eres de los que usas Tinder, Badoo o GayRomeo para buscar tu príncipe azul, estás totalmente desfasada. Lo que se lleva ahora es ligar mediante una plicación cuyo objetivo inicial era demostrar al mundo tus dotes de fotógrafo y compartir experiencias y momentos por el ciber espacio. Por supuesto, estamos hablando de Instagram, que se ha convertido es un escaparate de carne (para algunos) y una forma de venderse bajo toneladas de filtros y poses imposibles con la esperanza de subir seguidores, a ver si entre ellos está su príncipe azul (o el polvo de una noche).

Dejando de lado (muy de lado) el debate que se puede generar en cuanto a si ligar o conocer posibles parejas amorosas mediante las redes sociales mata el románticismo y se convierte en un acto frío y sin sentimientos donde los usuarios somos tratados como mercancías, está claro que hoy en día, con el avance de las tecnologías, las maneras de cortejo y seducción también han evolucionado.

Es por eso que, desde hace años, surgieron aplicaciones y páginas de Internet especializadas en la búsqueda del amor, de un compañero de vida o, símplemente, de un polvo y si te he visto no me acuerdo. Pero rizando el rizo, y no contentos con la cantidad y variada oferta de este tipo de aplicaciones, los usuarios hemos decidido utilizar para este fin una aplicación que para nada fue creada con ese objetivo.

Pero, ¿cuál es la forma más habitual para ligar mediante Instagram? El comportamiento normal es bastante fácil. Primero te haces seguidor de la persona que te gusta (sea conocido o no), es decir, sigues su perfil de Instagram (no es que tengas que crear un club de fans). Si la persona a la que pretendes conquistar (o llevar a la cama) también te sigue, felicidades, vas por buen camino. Si no es así no desesperes, es posible que no haya percatado en ti. El siguiente paso es bombardear a “likes” sus publicaciones para que note tu interés (lo que podría asemejarse a esas miraditas que nos lanzábamos antes en los bares), y así hasta que uno de los dos se decida a mandar un mensaje por privado, y a partir de ahí, cada uno a usar sus dotes de Don Juán.

Algunas investigaciones afirman que Internet lo único que hace es ofrecernos un nuevo escenario o contexto donde realizar exactamente lo mismo que hacemos fuera de la red. En nuestra vida tenemos diferentes contextos (trabajo, familia, amigos, etc.) e Internet tan solo es uno más, y está claro que en el amor, cuántas más posibilidades de interacción, más posible es que surja el agrado y la atracción (el roce hace el cariño).

Según algunos usuarios que utilizan esta aplicación para ligar, la ventaja es el filtro que se realiza de forma automática, ya que entras en contacto con gente con la que tienes mucho más en común de lo normal, y se tienen más posibilidades de seguir o ser seguidos por personas más similares a nosotros. Para otros, además, rompe esa primera barrera que algunos pueden tener a la hora de ligar o conocer gente en persona, y ofrece una forma menos arriesgada de enfrentarnos al rechazo.

Por supuesto, no tenemos que olvidar el riesgo de que la persona no se parezca a las fotos de su cuenta, porque tienen más filtros que Sara Montiel en el ‘Hola’ o porque son fotos de cuando hizo la primera comunión, pero en el amor siempre se corren riesgos. Así que si todavía no tienes cuenta de Instagram, ya te la estás haciendo (y aunque no sea para ligar, la primera cuenta que tienes que seguir es la de la Revista que tienes entre manos, por supuesto).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.