Blog

Gabriel J. Martín, Intersexualidad en primera persona

Experto en psicología afirmativa gay, youtuber y autor de varios libros, entre ellos el bestseller “Quiérete mucho, maricón” y el más reciente “Sobrevivir al ambiente”, y también un excelente comunicador que hace unos días nos deleitó en una charla en bilbao, con su historia personal sobre la intersexualidad. ¿sabes en qué consiste la “i” de las siglas “lgtbi”?

BLUE.- Te has formado en “psicología afirmativa gay”, disciplina popular en el muno anglosajón pero desconocida en el ámbito de habla hispana, ¿cuáles son sus principales áreas de trabajo?

Gabriel J. Martín.- Originariamente fue una disciplina que afirmaba la naturalidad de la homosexualidad y animaba a los terapeutas a ayudar a sus pacientes homosexuales a vivir su orientación sexoafectiva con completa normalidad. Igualmente ha ayudado a muchos hombres homosexuales a superar el trauma que el acoso homofóbico les ha dejado en sus vidas. En el presente también trabajamos la vida en pareja, la salud y las relaciones sexuales, el entorno laboral. Es una psicología hecha a medida de los hombres gais.

B.- En tu libro “sobrevivir al ambiente” mencionas la revolución de las apps y redes sociales para ligar, ¿cómo han cambiado las nuevas tecnologías y herramientas la manera de relacionarnos?

G.J.M.- Todos nos estamos adaptando a nuevas formas de relacionarnos mediante herramientas digitales. Aparte de la consabidas implicaciones de tener una vida digital aparte de la propia “vida presencial”, la principal revolución en nuestro colectivo ha tenido que ver con el abandono de espacios tradicionales de relación: bares, saunas y hasta zonas de cruising se están despoblando debido al uso generalizado de apps para ligar.

B.- ¿Qué puntos positivos y negativos destacarías que han traido estas nuevas herramientas de socialización?

G.J.M.- Positiva es su inmediatez y la facilidad de manejar. De lo negativo destacaría la despersonalización aunque ya he dicho en otros lugares que somos ingenuos si pensamos que Grindr es una versión digital de un bar donde nos conocemos charlando amigablemente. Grindr se parece mucho más al Wallapop del sexo: “Busco X, ¿lo tienes? Sí. No. No me marees. Listo.”.

B.- ¿Ayudan o dificultan la normalización homosexual?

G.J.M.- Depende del país. Las apps son un fenómeno global. En España ni ayudan ni dificultan, llevamos a cabo la “normalización” (permíteme que te la entrecomille) mediante otros canales. En países como Dubai ayudan porque te permite conocer a otros hombres homosexuales que no podrías conocer de otro modo, darte cuenta de que no eres el único y comenzar a sentirte parte de un grupo. Eso siempre ayuda.

B.- Recientemente has dado una charla en Bilbao sobre la Intersexualidad, término desconocido para muchas personas, incluso del colectivo LGBTI, para que todo el mundo lo entienda, ¿qué es la intersexualidad?

G.J.M.- Para que todo el mundo lo entienda y huyendo de tecnicismos: es una condición en la que no puedes saber a ciencia cierta cuál es el sexo de un bebé sólo mirando sus genitales. El sexo y el género son mucho más que los genitales y las implicaciones son mucho más amplias, pero me pedías una respuesta sencilla (risas).

B.- ¿Por qué no es correcto confundir intersexualidad con hermafroditismo?

G.J.M.- No es que sea incorrecto, es impreciso. Hermafroditismo fue el nombre originario, siglos atrás. Pero nos remite a la idea fantasiosa de que una persona puede tener genitales completos de ambos sexos. Eso es anatómicamente imposible, como mucho puedes encontrar genitales ambiguos.

B.- Muchas veces se dice que dentro del colectivo LGTBI, los transexuales son el sector más discriminado, pero ¿qué sucede entonces con los intersexuales, si ni siquiera gran parte de la sociedad sabe lo que es?

G.J.M.- Una cosa es la discriminación y otra la invisibilidad. Nosotros somos un colectivo invisible más que discriminado. Si nadie sabe que eres intersex, nadie puede discriminarte por serlo. Ser invisibles evita la discriminación pero deja sin referentes a los demás. Paradojas de la invisibilidad.

B.- La legislación poco a poco va teniendo en cuenta a todos los miembros del colectivo LGTBI, modificando leyes, educación, ¿ocurre lo mismo con la intersexualidad?

G.J.M.- Eso se está intentando.

B.- ¿Qué dificultades encuentra una persona intersexual en su vida diaria?

G.J.M.- Depende, las situaciones son muy diversas. No es lo mismo la situación de alguien mal asignado al nacer y que tiene que cambiar su asiento en el registro civil cuando llega a adulto y no está conforme con el sexo asignado y otra distinta es alguien que vive su intersexualidad solamente desde el punto de una desregulación hormonal. Los casos son tan variados que es imposible darte una respuesta general. Quizá el miedo al rechazo si alguien conoce tu “diferencia” sería el elemento común a todos nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.