Blog

La Cámara de Representantes de EE.UU. ha aprobado la Ley de Igualdad que favorece a la comunidad LGBT

Por 224 votos a favor y 206 en contra, la Cámara aprobó la iniciativa legal que modifica la Ley de Derechos Civiles de 1964 para incluir la orientación sexual y la identidad de género como condiciones protegidas, junto a la raza, la religión, el sexo y el origen nacional. Para que el proyecto se convierta en ley, debe obtener 60 votos en el Senado, donde hay un reparto del 50% entre demócratas y republicanos.

Las lesbianas, los gays, los bisexuales y los transexuales se encuentran a menudo con prejuicios para acceder a la vivienda, al crédito, para ser jurados y en los espacios públicos, ya que sólo 22 estados y el Distrito de Columbia prohíben la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género.

Para que el proyecto se convierta en ley, debe obtener 60 votos en el Senado, donde hay un reparto al 50% entre demócratas y republicanos.

Los defensores del colectivo LGBT+ confían en que el proyecto se convierta en ley debido a su popularidad entre el público estadounidense.

Los obispos de EE.UU. escriben una carta al Congreso sobre ley de igualdad

Cinco presidentes de comités de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos (USCCB) han escrito una carta a los miembros del Congreso oponiéndose a la reciente reintroducción de la Ley de Igualdad, segun la cual:

“pretende proteger de la discriminación a las personas que experimentan atracción por el mismo sexo o discordancia de género. Pero, en cambio, el proyecto de ley representa la imposición por parte del Congreso de puntos de vista novedosos y divisivos sobre el ‘género’ a individuos y organizaciones. Esto incluye descartar la diferencia sexual y presentar falsamente el ‘género’ como una construcción social. El sexo biológico y el papel sociocultural del sexo (género) pueden distinguirse, pero no separados. Una cosa es ser comprensivo con la debilidad humana y las complejidades de la vida, y otra aceptar ideologías que intentan separar lo que son aspectos inseparables de la realidad».
“Trágicamente, esta Ley también puede interpretarse como un mandato de aborto, una violación de los preciosos derechos a la vida y a la conciencia. En lugar de afirmar la dignidad humana de forma que supere significativamente las protecciones prácticas existentes, la Ley de Igualdad discriminaría a las personas de fe. También inflingiría numerosos daños legales y sociales a los estadounidenses de cualquier fe o de ninguna. Si se aprueba, esta legislación castigaría a las organizaciones benéficas basadas en la fe, como los refugios y las agencias de acogida, y a su vez a sus miles de beneficiarios, simplemente por sus creencias sobre el matrimonio y la sexualidad.»

1 Comment

  1. feminiateo

    Celebro que esto suceda pero es cierto, como muestra la carta de los obispos, que siempre hay un sector conservador de la población acechándonos. Sería muy deseable que nos juntásemos en torno a algo más, además de las ya clásicas asociaciones pro-derechos. Así podríamos luchar contra las agresiones y crímenes por LGTBfobia que siempre nos amenazan. Las personas que no respondemos a lo que el heteropatriarcado esperaría de nosotras tenemos que estar más organizadas, al menos tanto como la gente conservadora, que se reúne un rato todos los fines de semana en sus templos. En torno a una nueva religión atea/agnóstica, no dogmática, feminista, antirracista, ecologista y aliada de los movimientos LGTBIQ, lo conseguiríamos, y seguramente se formarían muchas comunidades. En infinito5.home.blog escribo sobre ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.