Blog

Manuel de Gotor, más que piel

Este diseñador bilbaíno fue el primero en España en subir modelos en ropa interior a una pasarela. Celebra 30 años en el mundo de la moda interior masculina con una exposición en Balmaseda, “Más que piel” donde podremos ver sus creaciones más icónicas como el calzoncillo nupcial con piedras de cristal de una lámpara del siglo XIX de la Granja de Madrid o, por supuesto, la bata dedicada a su amigo Tino Casal. Podéis pasar a visitarla hasta Junio en el Museo de La Encartada. Modelos y actores como Enmanuel Esparza (Secretos de Estado) o Rubén Cortada (El Príncipe) ya trabajaban con Gotor desde hace algunos años, antes de dar el salto a la fama. Ha trabajado siempre con fotógrafos de primera como Joan Crisol, Pedro Usabiaga, Chus Terán, Mónica Ochoa o Ugo Cámera.

BLUE.- ¿Pensabas que ibas a llegar a los 30?

Manuel De Gotor.- Lo intenté desde el primer momento. Lo que quería de alguna manera hace 30 años fue que mi ilusión, que era el mundo de la moda, se convirtiese en mi trabajo. Quería hacer algo especial que hasta entonces no existiera. Después de esa primera colección me di cuenta de que tenía mucha aceptación y aprendí que en la moda, especializándose en algo se puede llegar a triunfar.

B.- Lo hiciste, y te salió bien.

M.D.G.- En este trabajo no paras de arriesgar, estás siempre en la cuerda floja. Pero haber sobrevivido 30 años no ha sido fácil y sí, lo he conseguido.

B.- Y ahora, ¿cómo te ves?

M.D.G.- Pues como muchos compañeros, tras pasar momentos muy difíciles y la crisis, intento sobrevivir día a día. Ahora mismo veo un futuro estupendo para la moda.

B.- ¿Por qué la ropa interior y masculina?

M.D.G.- Principalmente porque no existía y había un campo abandonado que era el interior masculino. Y no solo hablo de calzoncillos, también son batines, bañadores, toallas, bolsos de playa, camisetas…

B.- Fuiste el primero en España y el segundo en Europa, en subir a modelos masculinos con lencería de alta costura a una pasarela. ¿Fuiste muy moderno?

M.D.G.- En esa época había que ser muy clásico o muy moderno y yo siempre he sido el moderno. Hubo mucho revuelo entre los modelos y entre el público con mi aparición.

B.- ¿Cómo está el mercado? En ropa interior hay mucha competencia, pero ¿en prendas exclusivas?

M.D.G.- Colecciones como la mía, de alta costura, limitadas y numeradas hay muy pocas. Lo que puedes encontrar en las tiendas son marcas, algunas nuevas haciendo cosas divertidas. Eso ha hecho que la gente se acostumbre a comprar ropa interior masculina. Antes el público era “sota, caballo y rey”.

B.- El físico de los modelos es muy importantes en tu caso, ¿Hemos evolucionado también en esto? ¿Han cambiado los estereotipos?

M.D.G.- Yo necesito un tipo de hombre muy especial. Porque lógicamente las prendas de baño y de interior necesitan que se luzcan de una manera más espectacular. Es muy difícil defender un desfile de ropa interior sobre una pasarela si no tienes un cuerpo que te acompañe y que resulte armónico.

B.- Estos últimos años te has centrado mucho en los países árabes, Japón, Rusia y en clientes con un gran poder adquisitivo, ¿Volverás a comercializar en España tus productos?

M.D.G – El año que viene sacaré dos líneas en España. Una más comercial, con piezas desde 40€ y luego piezas de colección, a partir de los 150€ y también batas y cosas más exclusivas de coleccionista que andarán de los 1.000€ o 1.500€.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.