Blog

Marta Reina, primera mossa d´Esquadra transgénero

Aunque deberían serlo todos los meses, marzo está especialmente relacionado con la lucha por conseguir la igualdad entre hombres y mujeres, lucha y reivindicación todavía necesaria por las injustas desigualdades de derechos, salarios, comportamientos… entre hombres y mujeres. diferencia qmás notable en aquellos trabajos relacionados (muchas veces debido a la educación patriarcal) con el género másculino, como los cuerpos de seguridad. pero si los obstáculos para una mujer enestos puestos de trabajo son duros, mucho más para una mujer transgénero. marta, mossa d´esquadra es una de ellas.

BLUE.- ¿Cómo fue tu proceso de tomar consciencia y asumir que eras transexual?

Marta.- Si te digo la verdad, llevaba tanto tiempo que tenía asumido que era una mujer, que para mí cuando di el paso fue un desahogo. No es fácil el comienzo, pero hoy por hoy estoy orgullosa de haberlo hecho. Y no es fácil porque nuestro proceso es muy lento, las hormonas femeninas hacen su trabajo, pero es lento, no es como la testosterona que es muy potente. Y por otro lado dependiendo de tu entorno es más o menos complicado, yo en aquel entonces era presidenta de una organización policial y se me complicó todo un poco más.

B.- ¿Cómo lo asumió tu entorno?

M.- En general con mucho asombro y bien, pero mi entorno laboral en la policía no era el que tengo ahora y eso pasó factura. El hecho de cambiar de género en un entorno donde antes te conocían como hombre es muy complicado, y no todo el mundo está preparado, precisamente los seis meses primeros fueron un poco desastre ya que tres compañeros no entendían mi cambio.

B.- ¿Con qué edad ingresaste en el cuerpo de los Mossos d’Esquadra?

M.- En Mossos D’Esquadra ingrese en 2002 treinta y dos años, no entré muy jovencita que digamos y cambié de género en 2014 y lo puse en conocimiento en diciembre de 2015. Pasó un año y eso es por la lentitud de nuestro proceso de reemplazo hormonal. Nosotras tenemos que tomar un bloqueador de testosterona y otra medicación que nos aporta las hormonas femeninas, eso juntado con los tratamientos estéticos (depilaciones y demás) no estás estupenda hasta pasado dos años del inicio de tu proceso.

B.- El cuerpo de los Mossos, como tal, ¿puso algún tipo de inconveniente?

M.- Yo ingresé siendo hombre y realice el cambio dentro. Impedimentos los justos teniendo en cuenta que era la primera de hombre a mujer pues de mujer a hombre ya existían. Lo más retrógrado es que aun teniendo la sentencia judicial no podía ir a un vestuario de mujer hasta que no tuviera físicamente el DNI y eso fue lo que más me sorprendió, como cuerpo policial sabiendo la burocracia judicial como es, y teniendo en cuenta que el procedimiento de un ser humano es nacer, registrarlo en el registro civil, partida de nacimiento y DNI, no les sirva la sentencia judicial. Es asombroso y a la vez lamentable.

B.- ¿Cómo fue la aceptación del resto de compañeros/as?

M.- Bien en general, donde me conocían como hombre es donde más problemas tuve. Al cambiar de destino la cosa cambió mucho.

B.- ¿Has sufrido casos de transfobia dentro del cuerpo de los Mossos?

M.- Por parte de algún compañero sí, sin duda, pero aparte de uno que tuve que escribir de lo irrespetuoso que era conmigo, los demás fueron más sutiles, y es que no nos podemos dejar avasallar.

B.- ¿Existe en Cataluña una formación específica para casos LGBTI dentro de los cuerpos de seguridad?

M.- Sí que existe, el problema que como todo en este país funciona a medias, se crean las leyes, reglamentos, pero no se da la formación a los agentes que están de cara al público, y muchas veces no se actúa correctamente precisamente porque se ignora esta ley en su totalidad o parcialmente.

B.- ¿Crees que es necesaria?

M.- Claro que sí, pero también es necesario aplicarla correctamente.

B.- Perteneces a GAYLESPOL, de quienes hemos hablado en este número, ¿por qué es necesario que exista una asociación de este tipo hoy en día?

M.- Desde el pasado 2018, y por cuestiones de tiempo dejé la asociación, trabajando en la ‘National Trans Police Association’ (NTPA) ya que realmente las luchas nuestras se encaminan mucho más allá que las propias del colectivo LGBTIQ y como yo muchísimas más pensamos así, nuestra necesidad culmina con la vaginoplastia y es esta parte la que nos diferencia en las luchas.

B.- En una entrevista reciente a la psicóloga de ultraderecha Pilar Gutiérrez para el programa ‘Todo es Mentira’, afirmaba que “ser transexual se puede curar” y que las personas transexuales “no deberían tener acceso a la sanidad pública” para realizar el proceso de cambio, ¿qué les dirías a las personas que piensan así?

M.- Retrógradas, ignorantes e incultas.

B.- ¿Crees que parte de la transfobia de la sociedad se debe a la desinformación o a la educación?

M.- Por supuesto, y sin duda alguna y hablando por experiencia propia en charlas que he dado, mucha gente no tiene ni idea de nuestra transición y cómo es. Y es que todavía en pleno siglo XXI tenemos muchos estereotipos colgados, y es trabajo nuestro cambiar esto y hacernos respetar.

B.- ¿Qué medidas habría que tomar para cambiar esto?

M.- Pues que empecemos algunas de nosotras a dar charlas y se empiece a tratar desde las escuelas, sin tabúes y sobre todo normalizarlo. Yo personalmente tuve la opción de seguir mi camino ocultándome a la sociedad o sacándolo a la luz y aceptar las entrevistas y mostrarme a la sociedad, y así hice y esto me ha aportado muchas cosas positivas que sin duda alguna no me arrepiento, y lo volvería a repetir. Afortunadamente paso muy desapercibida y yo elijo cuando soy Marta Reina Transexual o Marta Reina a secas.

B.- Con la aparición de partidos de ultraderecha como ‘Vox’ y sus ideales LGTBIfóbicos, según tu experiencia como miembro de un cuerpo de seguridad, ¿crees que pueda haber un repunte de casos de violencia y agresiones LGTBI?

M.- Por su puesto que sí, estos partidos políticos de ultraderecha cuyos diálogos políticos están llenos de odio, que incluso participan en la agenda política presentando nuevas leyes de regulación o simplemente la cancelación como hemos visto recientemente, por parte de Francisco José Alcaraz de VOX, impidiendo en la cámara alta la lectura de una declaración de apoyo al colectivo LGTBI. Estas actitudes empeoran la cohesión social y fractura esa convivencia ganada que nos hemos ido labrando con el paso del tiempo y mediante luchas incansables tanto individuales como colectivas.
Sin duda alguna estos debates políticos no mejoran la situación, si no que la empeoran y abre la puerta a nuevas mareas de ataques al colectivo LGTBI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.