Blog

¿Qué buscapps?

Queridas amigas. Se que estáis faltas de cariño, que ansiáis un polvo lo mismo que Falete un bocata de chopped. Se que os despertáis sudorosas a medianoche más solas que Fabiola de Bélgica. Se que no os queda más remedio que recurrir a los atajos que las nuevas tecnologías nos proporcionan para echar un mísero polvo. Lo se y es por ello, oye, que voy a usar mi vasta cultura y mis enormes atributos, digo conocimientos, para que en vuestra incursión en el mundo de las apps de folleteo no hagáis el ridículo caries, que a veces dais más pena que Clarita la de Heidi.

app01

Aquí os dejo unas claves para triunfar en el mundo del sexo rápido, el telepolla. Teniendo en cuenta estas claves es probable que consigáis follar de Pascuas a Sergio Ramos, incluso siendo vascas.

1. La guillotinada.

Amigas, si sois feas, pagad; pero no me subáis una foto de cuello para abajo, que lo único que provoca es curiosidad y expectativas. Si eres fea y dejas lo obvio para el final, lo más probable es que te quedes sin follar y lo más seguro es que al chulo le de un ictus al verte.

Al final lo que iba a ser un desahogo privado se convierte en un funeral público y muy probablemente en una noticia de sucesos del país.

2. La metafórica.

Sólo hay una cosa peor que ser fea y subir una foto decapitada, ser fea y subir la foto de un árbol, un pokemon, un amanecer o una frase de Paulo Coelho. Amiga, ¿a qué estamos? ¿A follar o a invocar al maligno? Si vas a ponerte trascendente hazlo en el funeral de tu abuela, mona, no me jodas la erección.

3. La exhibicionista.

Imagina que vas por la calle y saludas a tu vecino y que éste en respuesta a tu saludo se saca el rabo y lo zarandea. Lo más probable es que te de un ictus o termines sin dientes por lanzarte a por él sin pensarlo, ni calcular las distancias. Así pues procura no mandar la foto de tu rabo como único saludo, o una captura ginecológica de las entretelas de tu ano. El tema consiste en calentar el ambiente, en provocar curiosidad, no vomitos, maricón.

4. La disléxica.

Amore, si eres una reputada activa y pasas de plumas, no pongas fotos tuyas con el culo en pompa y cara de Bela Lugosi a falta de sangre, que cualquiera diría que eres más pasiva que Ana Mato ante una crisis médica, maricón, que todas sabemos que te has pasado media vida en cubito prono, que por tu ano pagas IBI, cerda, que podrías alquilarlo como piso de estudiantes.

5. La divina.

Carie, eres tú la que quieres echar un polvo conmigo, eres tú la que me ha dado un toque y me has pedido que por favor, por favor, por favor te hiciera caso, así que procura, cuando te devuelva el saludo, no exigirme unas medidas, gustos e inclinaciones intelectuales, maricón. No me digas “sólo follo con tíos supermasculinos que se hayan leído la bibliografía completa de Isabel Allende, que sean activas y les mida 22 cm”.

Fundamentalmente porque dudo que ninguna activa y con ese pollón se haya leído toda la bibliografía de Isabel Allende.

6. La mentirosa.

Querida amiga, se que soy mona y estilosa; pero dudo que Jon Kortajarena repare en mí ni en un millón de años, así que no pongas una foto suya como reclamo. Pero si aun así decides hacerte pasar por Jon Kortajarena, procura no responder a mi saludo con la foto de la polla de un negro del Congo, porque la Kortajarena es monísima, pero dudo que la tenga negra maricón.

7. La súper sincera.

Ay amiga, si eres de esas que cumples años y te sacas fotos sin filtro estás acabada. Una cosa es no mentir, y otra arruinarte el porvenir, mona. Entre ser Benjamín Button y sincera hay un término medio. Y entre hacerte pasar por un top model y ser el fantasma de la ópera otro. No mientas amore, pero si quieres echar un polvo por lo menos disimula.

En estos tiempos en los que echar un maldito polvo resulta tan complicado, a alguna mariquita lumbrera se le ocurrió inventar aplicaciones para facilitarnos el roce, y lo que consiguió fue amargarnos la vida. A las feas porque ni por esas conseguís echar un polvo, y a las guapas como yo, porque cada vez que nos enchufamos, nuestro móvil parece una rave de tanto pitido y tanta vibración, que stress nenas. Necesitaría tener pollas en vez de dedos para dar a basto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.