Blog

Se suicida la icónica activista lesbiana Sara Hegazy

Sarah Hegazy era una joven activista LGTB egipcia. Conocida mundialmente desde que fue arrestada por mostrar la bandera arcoíris en un concierto en 2017 de la banda libanesa de indie rock Mashrou’ Leila, como apoyo a su vocalista, abiertamente gay y activista.

Esta simple acción provocó una violenta reacción en el territorio que implicó su arresto y el de 56 personas a lo largo del país por “promover desviación sexual y libertinaje”. Hegazy sabía que era peligro simplemente alzar la bandera LGTB, pero nunca pensó que le llevaría a tamaño castigo estatal.

“Fue un acto de apoyo y solidaridad, no solo con el vocalista sino con todos los oprimidos. Estábamos orgullosos de llevar la bandera. No hubiéramos jamás imaginado tamaña reacción, tanto social como del estado. Para ellos yo era una criminal, alguien que buscaba destruir la estructura moral de la sociedad”. 

Como consecuencia a este acto, Hegazy estuvo 3 meses en prisión y recibió torturas y “pseudoterapia electroconvulsiva” que la llevaron a desarrollar episodios de estrés postraumático graves y a un intento de suicidio fallido.

Sara recibió asilo en Canadá desde 2018 hasta la actualidad, pero lamentablemente sus heridas eran muy profundas. Fue encontrada recientemente en su casa junto a una carta de despedida:

Para mis hermanos, intenté encontrar redención y fallé, perdonadme. Para mis amigos, la experiencia fue dura y soy demasiado débil para resistir, perdonadme. Para el mundo: fuiste cruel en gran medida. Te perdono“.

Hegazy se convirtió en un icono internacional de la lucha LGTB en territorio musulmán, pero esto no sirvió para borrar su dolor ni salvar su vida. Ahora, tras su muerte, las voces de indignación empiezan a rugir más fuerte en Egipto.

Situación LGBT en Egipto.

De acuerdo a una encuesta realizada en 2013 el 95% de los egipcios creen que la homosexualidad no debe ser aceptada por la sociedad.

La ley egipcia no criminaliza expresamente como delito a la homosexualidad o el travestismo, pero tiene varias disposiciones que tipifican como delito cualquier comportamiento o la expresión de cualquier idea que se considera inmoral, difamatorio u ofensivo.

Egipto es uno de los países más peligrosos para viajar el colectivo LGBT. Los actos del mismo sexo están penados con hasta tres años de prisión con una multa, y la posesión de materiales homosexuales resulta en hasta dos años de prisión con una multa. Se recomienda no revelar la identidad sexual y evitar el uso de aplicaciones de citas, ya que se sabe que la policía local crea cuentas falsas para «atrapar» a los viajeros LGBTI que buscan participar en actividades ilegales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.