Blog

Super Drags, devolver el glamour al mundo

En plena efervescencia del género “superhéroes” y tras el megaéxito cosechado por RuPaul y sus drags, era de cajón apostar por esta nueva serie animada. De lenguaje irreverente y plagada de glamour, Netflix pone a prueba este mes a las “SuperDrags”, las heroínas que gays, lesbianas y trans estábamos esperando. Déjate rescatar por ellas.

Si no tenías disfraz para el próximo carnaval, Netflix te lo trae en bandeja. Vistos los primeros cinco capítulos, todas querremos ser SuperDrags e impregnar de brilli-brilli las calles de Bilbao el próximo febrero. Y no es para menos, porque, en cierta medida, todas y todos somos Patrick Donny Ramon. Tres currelas de unos grandes almacenes que, día sí y día también, deben soportar a su desagradable clientela y a un jefe que no hay quien aguante. Pero por la noche se desquitan, transformándose en Lemon Chiffon, Cran Sapphire y Crimson Scarlet: tres superheroínas ataviadas con pelucones y bota alta que deben luchar por salvar a la comunidad LGTB de los homófobos y prejuiciosos que pueblan el mundo.

Viendo los primeros avances, puede parecer una versión gay y alocada de las SuperNenas, pero nada más lejos de la realidad. En sus arriesgadas misiones, las SuperDrags utilizan un lenguaje irreverente y se enfrentan a situaciones de “adultos”. Y es que la serie contiene imágenes de índole sexual y situaciones subiditas de tono de lo más estrafalarias. Es decir, no es una serie para todos los públicos.

Heroínas implacables y con un incuestionable glamour, las SuperDrags tienen como principal misión desplegar un manto de purpurina por este aburrido mundo. Lo cual, no nos vendría nada mal. A lo largo de sus primeros cinco capítulos iremos conociendo también el interior de nuestras protagonistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.